La sustentabilidad y la industria avícola

La sustentabilidad y la industria avícola

En el futuro vamos a ver un aumento en la importancia de la carne de pollo a medida que busquemos la forma de alimentar mejor a más personas.

Cuando hablamos de la sustentabilidad del agro, hablamos principalmente de la capacidad de producir granos en forma sostenida, la llamada “carrying capacity” o capacidad de carga de la tierra. Nuestra capacidad de producir granos tiene, por supuesto, mucho que ver con las innovaciones agrícolas. Recientemente falleció uno de los grandes héroes en esta área: Norman Borlaug. Gracias a su “Revolución Verde”, aumentó la capacidad de carga de la tierra en unos miles de millones de personas.

¿Que tiene que ver la capacidad de carga de la tierra con la avicultura? Desafortunadamente es un lujo convertir granos en carne en vez de consumirlos directamente y solo podemos hacerlo si las innovaciones en la producción de granos (e innovaciones en la producción animal) nos dejan granos que sobren. Por eso, los avances de científicos como Norman Borlaug y empresas como Alltech son imprescindibles para que tenga éxito la industria de la carne.

Publicidad

Dentro de lo que es la industria de carne hay distinciones importantes. Para producir un kilo de carne bovina se requieren 4 kg de granos (en corrales de engorda), la carne porcina requiere 3 kg de granos y la carne de pollo de 2 kg de granos. De las tres, ¿cuál es la carne más sostenible? Es la de pollo. Por eso, en el futuro, vamos a ver un aumento en la importancia de la carne de pollo a medida que busquemos la forma de alimentar mejor a más personas y vivir en una forma más sostenible sobre este planeta.

Con los 9 mil millones de personas que vamos a tener en el mundo en el año 2050, ¿qué nivel de consumo de pollo y otras carnes será sustentable? La repuesta depende mucho de la innovación en tecnología que vayamos a tener para el año 2050. Se pueden imaginar dos mundos distintos en el futuro: un mundo con poca innovación tecnológica y otro mundo con mucha innovación.

El mundo con poca innovación

Con poca innovación, el mundo se va a encontrar en un juego suma cero, donde la ganancia de alguien es la pérdida de otro. En esa situación, la capacidad de la tierra de mantener la producción de granos se estanca y la producción limitada de granos determina límites graves en la producción de carne.

Tabla 1: El mundo con poca innovación 

Por consiguiente, el consumo de carne en general se reduce, incluso el consumo de carne de pollo (aunque se ve menos afectada que el consumo de otras carnes). En esa situación el consumo mundial per cápita de pollo en el año 2050 sería solamente de 9 kg, con una producción de 81 millones de toneladas. Sin innovación hay una diferencia aun más grande que hoy día en el consumo per cápita entre ricos y pobres.

El mundo con mucha innovación

La alternativa, es un mundo donde la innovación constante permita aumentar la producción de granos en forma sustentable. Sólo con innovación, la capacidad de la tierra de mantener la producción de granos se expande y todos pueden ganar. En esa situación, la producción de granos es menos limitada y por consiguiente, el consumo de carne en general aumenta, incluso el consumo de carne de pollo.

Tabla 2: El mundo con mucha innovación 

El consumo per cápita mundial de pollo en el año 2050 sería de 15 kg, con una producción de 135 millones de toneladas. Con innovación, hay menos diferencia que hoy día entre el consumo per cápita de los ricos y los pobres.

Escenario económico global actual

En 2008-2009 el mundo pasó por una crisis económica que tuvo el mismo efecto de corto plazo sobre el consumo de carne que tendría la falta de innovación de largo plazo. En ese sentido, la recesión nos ofreció una visión de los límites de sustentabilidad sin innovación; el consumo de carne cayó en muchas partes de mundo y la diferencia entre ricos y pobres aumentó, porque en situaciones de crisis económica la carne se convierte en un lujo para una gran parte de la población. La crisis no fue una crisis de innovación, sin embargo mostró los mismos signos.

La crisis de 2008-2009 ha sido la más grande desde la depresión de la década del 30. La economía mundial decreció en 2009 por primera vez desde la década del 40 y el intercambio mundial casi se paralizó a finales del 2008. Centenares de barcos cargueros estaban anclados, en vez de navegar por los mares. Como se ve claramente en la Gráfica 1, la economía mundial se derrumbó, y puede llevarse mucho tiempo para recuperarse. Es factible que no volvamos al ritmo de crecimiento de 2007 sino hasta 2012.

Gráfica 1: El 2009 fue uno de los peores años en la historia reciente 

Los problemas económicos serios empezaron hace dos años. Hasta ahora la crisis ha pasado por tres etapas. La primera etapa llegó a su pico en octubre del 2008 cuando las bolsas bajaron fuertemente ante la posibilidad del colapso de los bancos e instituciones financieras en Estados Unidos y Europa. Después, hubo una segunda etapa, a inicios de 2009, cuando bajaron de nuevo las bolsas. La tercera etapa fue la recuperación fuerte de las bolsas en 2009. ¿Estamos fuera de la crisis?  Probablemente faltan un par de etapas más hasta que llegue el día en que podamos decir que el mundo está en plena recuperación. 

Consumo de pollo

La crisis económica ha afectado a la industria avícola mundial y también en Latinoamérica. El menor ingreso per cápita reduce el consumo de pollo y también reduce la posibilidad de exportar carne de pollo, lo cual es muy importante para Brasil y Argentina.

Gráfica 2: Consumo per capita carne de pollo mundial 

El consumo baja porque la crisis reduce la capacidad de acceder a la compra de pollo. Para dar una idea de cómo se ha afectado el consumo de pollo en Latinoamérica, la Tabla 3 muestra los ingresos per cápita, la población total, el consumo per cápita, la exportación y la producción total en 2008, al tocar fondo de la crisis y cuando la economía ya está recuperándose. Es notable que el consumo y las exportaciones disminuyan levemente a pesar de la gravedad de la crisis. Después, el consumo per cápita y las exportaciones van a volver a donde estaban en 2008 en algún momento entre 2010 (lo más pronto) y 2012 (a más tardar).

Tabla 3: Consumo y producción de pollo en Latinoamérica antes, al tocar fondo y después de la crisis mundial 

Es evidente que la industria avícola de Latinoamérica y del mundo va a recuperarse pronto de esta crisis económica. Sin embargo, la experiencia de esta crisis nos puede servir para entender lo grave que sería la situación del mundo sin innovación tecnológica.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com