Fenavi alerta por falta de estímulo a la agroindustria en Colombia

Fenavi alerta por falta de estímulo a la agroindustria en Colombia

Fenavi alerta por falta de estímulo a la agroindustria en Colombia

El sector avícola en Paraguay comenzó con el pie derecho este 2018 con un crecimiento de 498 por ciento en el volumen de exportaciones. | Freeimages.com/Eduardo Oride

Advierte el ente gremial de la creciente acogida que incluso en las instancias gubernamentales está teniendo el llamado “discurso de la economía campesina” contra el modelo agroindustrial.

El presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Andrés Valencia Pinzón, suscribió un comunicado a nombre del ente gremial en el que denuncia lo siguiente: “Con el reciente paro agrario los representantes de las comunidades indígenas manifestaron a través de un pliego de exigencias una vez más que el modelo económico para el campo colombiano debe ser el de la economía campesina, enmarcado además en una serie de medidas que buscan aislar a Colombia de los mercados internacionales de alimentos y de productos agropecuarios”.

Afirmó el dirigente que, “Este mismo discurso se viene promoviendo a través de un referendo por el agro, iniciativa liderada por la Dignidad Agropecuaria, algunas centrales obreras y apoyada por Oxfam, una ONG internacional, y con el que se busca reformar los artículos 64, 65 y 66 de la constitución”.

Publicidad

Explicó que ambas iniciativas, “Coinciden en que el país debe renegociar o derogar los tratados de libre comercio, impedir las importaciones de alimentos, buscar la soberanía alimentaria y promover la economía campesina y familiar como el único medio válido de producción agropecuaria. Ello se complementa con subsidios y apoyos directos, la condonación de deudas a los campesinos y aumentos de la protección a la producción nacional de alimentos”.

Continuó señalando que lo sorprendente, “Del referendo por el agro y del pliego de exigencias es su extremismo en contra de las leyes del libre mercado y la distancia evidente que existe entre ambos y los acuerdos que en materia agropecuaria se firmarían con la guerrilla FARC en La Habana. También sorprende que el discurso de la economía familiar en el campo, sea una de las banderas de la Misión Rural promovida por el gobierno. No hemos visto manifestación alguna a favor del modelo agroindustrial o de modelos duales que permitan las dos formas de explotación de la tierra”.

Finalmente advirtió que, “A Colombia la han venido promocionando como uno de los 10 países que aún tiene tierra disponible y potencial para ser despensa agroalimentaria del planeta. Y así lo ratificó el gobierno en el Foro Económico Mundial en Medellín, destacando que uno de los mecanismos para hacerlo es el Plan Colombia Siembra. Pero lo que más preocupa de todo esto es que haga carrera el modelo de economía familiar, desconociendo el potencial agroindustrial del país. La agroindustria en Colombia tiene todo el futuro. Ese es el caso de la avicultura, cuyos volúmenes de producción, productividad y eficiencia son de talla mundial. Hay otros sectores con las mismas características como la palma, el azúcar, las flores y el banano”.