Fenavi Colombia pronostica nuevas alzas para pollo y huevo

Fenavi Colombia pronostica nuevas alzas para pollo y huevo

Como sucedió en 2015, a mediados de año se agota el contingente de maíz amarillo duro que importa con arancel cero este país desde Estados Unidos.

“El próximo mes de julio se podrían disparar los precios de la carne de pollo y el huevo debido al mayor costo que tendrán que pagar los productores avícolas por el alimento de los animales”, así lo advirtió al diario medellinense El Colombiano, Andrés Valencia Pinzón, presidente ejecutivo de la Federación Nacional de Avicultores de Colombia (Fenavi).

Explicó el directivo gremial, “Que la industria deberá importar el grano con un tributo del 14.5 por ciento, agotado el contingente de maíz que llega sin arancel desde Estados Unidos (2.5 millones de toneladas)”. El fenómeno no es nuevo y ya se vivió el año pasado, cuando se reflejó en un aumento de precios que fue trasladado, parcialmente, al bolsillo de los colombianos.

Publicidad

Explicó Valencia que, “La inflación anual de pollo y huevo fue de 8.5 por ciento a abril, por debajo de la tasa de alimentos (12 por ciento). Esto obedece al aumento del dólar, pues la avicultura solamente trae granos del exterior y en el segundo semestre de 2015 se elevó el arancel a 16.5 por ciento para el maíz amarillo duro. Hoy el precio de este alimento (insume) sube 12 por ciento, mayor al del producto final”.

El rotativo también entrevistó a Juan Manuel Mejía Cadavid, gerente de Aves Emaus (empresa productora de huevos en Antioquia) y presidente de la junta directiva de Fenavi, quien indicó que una de las propuestas de los productores al gobierno es que permita traer maíz de Mercosur (Argentina y Brasil) con un arancel igual al que se le aplica al grano estadounidense. Según el empresario, el cereal del sur del continente resulta un alimento de mejor calidad para las aves y ayudaría a rebajar los costos de producción.

“El grano proveniente de los países de Mercosur es más fresco, ha viajado menos y ha estado menos tiempo almacenado, lo que reduce posibles inconvenientes para el metabolismo de las aves”, finalizó Mejía Cadavid.