En esta esquina… ¡el pollo! Y en esta otra… ¡el cerdo!

En esta esquina… ¡el pollo! Y en esta otra… ¡el cerdo!

En esta esquina… ¡el pollo! Y en esta otra… ¡el cerdo!

(Benjamín Ruiz)

Las proyecciones de importantes organizaciones colocan al pollo y al cerdo a un ritmo de crecimiento similar en la próxima década. ¿Cuál de los dos ganará la contienda?

La demanda de pollo en el mundo sigue en aumento. Tan solo en la última década, aumentó un 29 por ciento, con un crecimiento anual promedio del 2.8 por ciento. Y no solo eso: Jim Sumner, presidente de USAPEEC, dijo hace un par de semanas en una reunión en Atlanta, Georgia, que se pronostica que la demanda de carne de aves crezca otro 20 por ciento en la siguiente década, al aumentar tanto la población como el consumo per cápita.

Pero el apetito insaciable por la proteína animal no para con el pollo. La carne de cerdo también sigue en aumento, aunque, aparentemente, a un menor ritmo. De acuerdo con los datos que presentó Sumner, la producción de carne de pollo se acerca cada vez con mayor rapidez a ser la misma que la de cerdo en el mundo. De hecho, se espera que hacia 2030 —es decir, dentro de solo 11 años— se dé el choque de ambas líneas de la gráfica, con más de 120 millones de toneladas cada una.

Publicidad

De seguir la tendencia que hasta ahora se muestra, habrá para después más pollo que cerdo. Y la pelea la habrá ganado el pollo. ¡Y eso que aquí no entra la proteína del huevo!

Otro de los aspectos interesantes es que entre los principales productores de pollo del mundo están dos latinoamericanos: Brasil, con el 14.2 por ciento de la producción, y México, con el 3.7 por ciento. Es decir, que en nuestra región solo dos países producen el 17.9 por ciento del pollo del mundo. Más que en la Unión Europea (12.9 por ciento), China (12.2 por ciento), India (5.1 por ciento) o Rusia (4.9 por ciento).

¿Ustedes qué piensan?